¿Cómo empezar a hablar de porno en la iglesia?

Es un secreto a voces que la pornografía está al alcance de todos, que es muy dañina, y que la consumen tanto hombres como mujeres, ateos y también cristianos. En el ámbito eclesial hay una creciente preocupación por el tema, pero a la vez una sensación de impotencia, de no saber por dónde empezar, como si el porno fuera un monstruo con tantos tentáculos que fuera imposible de derrotar, o tan siquiera comenzar a afrontarlo.

Vaughan Roberts nos ofrece, en sus palabras “una introducción a las muchas cuestiones que rodean el tema de la pornografía, que sirva de punto de partida para un debate constructivo entre cristianos y no cristianos”. El problema del porno, en apenas cien páginas, se convierte en una excelente herramienta para empezar a levantar una alfombra que lleva demasiado tiempo acumulando suciedad.

El porno en internet es un problema que afecta a nuestra sociedad de forma alarmante. Hay muchos datos científicos que así lo aseguran, pero Roberts opina que “si queremos ayudar a cristianos que se sienten atrapados por el porno, tenemos que empezar por cambiar la cultura de nuestras iglesias”.

En la primera mitad del libro, Roberts explica los efectos de la pornografía sobre los individuos, los matrimonios, los niños y adolescentes, y la sociedad en general. Nos hace ver también el abismo que separa el sexo según el diseño divino y la pornografía “el porno no solo degrada el sexo, también degrada a las personas”, así como la naturaleza altamente adictiva de este tipo de material. Pero, como dice el autor, “tenemos que afrontar la realidad de que la razón fundamental por la que consumimos porno es nuestro corazón corrupto”. La raíz del consumo de pornografía es espiritual, por lo tanto, la solución al mismo también lo es. No basta con autoayuda, terapias o controlar el acceso a internet de los hijos. Hay que cortar por lo sano, cavar mucho más hondo.

La segunda mitad del libro es una clara y directa exposición del evangelio y de cómo este trae libertad a los cautivos del porno online. Pero no solo sirve para ayudar a otros; el lector también encontrará una mano amiga, una luz al final del túnel, verdades bíblicas claras y poderosas para aferrarse a ellas y dejar atrás este pecado que, tristemente, afecta también a muchos líderes y pastores. Finalmente encontraremos una práctica guía de debate para hablar en grupos pequeños de los temas tratados en cada capítulo.

No podemos permitirnos el lujo de seguir mirando a otro lado. El porno online solo va aumentar en poder y en daño, no hay tiempo que perder. El lector desanimado, con vergüenza por consumir porno mientras dirige iglesias o ministerios, va a encontrar en El problema del porno una preciosa oportunidad para decir ¡basta! Levantarse, luchar, ganar y ayudar a otros, bendiciendo y transformando personas, matrimonios, familias, iglesias y comunidades enteras.


David Pérez Aragó nació en Barcelona en 1989. Es maestro de música e inglés en una escuela Primaria en Cardedeu, un bonito pueblo a los pies del Montseny, donde ha vivido siempre. Está casado con Esther desde 2012 y tienen dos hijos, Queralt y Quim. Tiene dos grandes llamamientos de Dios: hacer discípulos y colaborar con él en la liberación de su iglesia de la pornografía. Está liderando una organización de reciente creación con el nombre de @lliuresdedebo, en referencia a Juan 8:36. Sueña con ver a una iglesia libre de ataduras diabólicas, que ha experimentado el evangelio en sus carnes y que ilumina al mundo con la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: