Este libro es recomendable para todos, y no solamente para pastores

Miles de personas abandonan el ministerio cristiano todos los meses. No es que hayan perdido su amor por Cristo ni su deseo de servirle. Pero, por una razón o por otra, están exhaustos y sencillamente no pueden seguir adelante.

Christopher Ash conoce demasiado bien esta experiencia. Como pastor de una iglesia en crecimiento, además de su trabajo formando a personas para el ministerio, en varias ocasiones se ha encontrado al borde del colapso, y ha cuidado pastoralmente a muchos ministros jóvenes que han llegado al límite de sus fuerzas.

Este libro es recomendable para todos, y no solamente para pastores. Es breve y fácil de leer, pero no por eso menos profundo. Las citas bíblicas, sin ser exhaustivas, son pertinentes, para ser rumiadas. Podemos decir que son los consejos amorosos de un amigo sabio, que nos previene del peligro de autodestruirnos inútilmente, como Jetro a Moisés, como Jeremías a Josías, o como Pablo a Timoteo.

Alguien puede preguntar: “¿No nos manda el Señor sacrificarnos por amor?”. La respuesta es sí, pero el sacrificio que él pide es como culto racional, o sostenible. Quemarnos inútilmente no es espiritual, aunque lo parezca. Es poco sabio y puede incluso esconder orgullo. En sus propias palabras, “Mi propósito al escribir este libro es ayudarnos a discernir entre el sacrificio vivo y el heroísmo insensato, para que podamos protegernos del desgaste innecesario”. Lógicamente, estas palabras no van dirigidas a negligentes, sino a quienes pueden acabar quemados por una pasión mal entendida. Nuestro hermano nos invita a explorar juntos cómo debería ser el sacrificio sostenible y cómo podemos evitar (o recuperarnos de) un desgaste innecesario. En todos los casos, es mejor prevenir que curar.

La tesis principal se fundamenta en una verdad esencial, a menudo olvidada: “Hay un Dios, y tú no eres él”.

Nosotros somos barro, seres frágiles. Esta verdad bíblica nos libera, a la par que nos humilla y fortalece. El autor la desarrolla en siete claves, que son cuatro afirmaciones de nuestras limitaciones (necesitamos dormir, necesitamos el día de reposo, necesitamos amigos y necesitamos renovación interna), una advertencia, una palabra de aliento y una alegría. A lo largo de cada capítulo hay testimonios personales que ejemplifican los peligros y seguramente pueden resultarte familiares.

Por eso no puedo resumirlo mejor que Vaughan Roberts: “Hay demasiadas víctimas del desgaste en el ministerio pastoral. Yo estuve muy cerca de ser una de ellas y a punto de retirarme después de solo cuatro años. Los sabios consejos de Christopher Ash, aprendidos mediante las Escrituras y una experiencia amplia y a veces amarga, me habrían ayudado muchísimo en aquellos primeros años, y siguen siendo lo que necesito hoy día”.

Reseña escrita por Emilio Carmona, Coordinador RZIM Academy


Pasión sin agotamiento, Christopher Ash

La sabiduría de Ash se condensa en este libro breve y accesible, en el cual revela una verdad bíblica muy descuidada y siete claves que surgen de ella. Bien entendidas, e incorporadas a nuestras vidas como cristianos apasionados por servir al Señor, estas claves nos ayudarán a protegernos del agotamiento y a seguir trabajando por el reino y la gloria de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: