Creer y pertenecer antes de actuar

Existen cientos de libros, campañas y páginas webs que te pueden ayudar con consejos prácticos acerca de cómo vivir. La diferencia con el enfoque de “Vivir reduciendo 24:1” es que esta iniciativa no tiene que ver solo con la manera de actuar. Actuar de manera diferente viene emparedado entre creer de manera diferente y pertenecer de manera diferente. Los tres son esenciales.

Creer de manera diferente, el tema de este libro, significa examinar el “¿porqué?” con mucha más atención. ¿Por qué deberíamos cambiar la manera en que vivimos? ¿Por qué deberíamos cuidar del planeta? ¿Existen razones mejores que el mero interés propio? Mientras el cambio de vida no provenga de una relación con Dios, existe el peligro de que se convierta rápidamente en un nuevo tipo de religión legalista. No deberíamos querer vivir reduciendo nuestro impacto por deber, miedo, o culpa, sino por amor: amor a nuestro prójimo, amor por el resto de las criaturas, amor a las futuras generaciones, y en lo más profundo, amor a Dios. Sin esto, nos puede ocurrir que reduzcamos nuestra huella de carbono para acabar descubriendo que nos hemos convertido en unos miserables fariseos que piensan que son mejores que sus vecinos.

Existe un peligro real de transformarse de un tipo de hipócrita en otro. Del cristiano cuya vida no está a la altura a la hora de reflejar que de verdad cree que este mundo pertenece a Dios, a ese otro tipo de hipócrita, condenado igualmente por Jesús: el que se cree mejor que los que le rodean. “Más ecologista que tú” en lugar de “más santo que tú”. Jesús se guardó su lenguaje más duro para algunos de los personajes más éticos y moralmente correctos de su tiempo, los fariseos, porque pensaban que eran superiores a los demás.

La manera más segura de evitar convertirse en un “eco-fariseo” es mantener una relación sencilla, humilde e ingenua de confianza en y dependencia de Jesús.

Pertenecer de manera diferente también tiene una importancia extrema. Es prácticamente imposible cambiar radicalmente el modo en que vives si estás aislado. Necesitas un grupo, aunque sea pequeño, de otra gente que esté haciendo el mismo viaje. En parte, porque todos necesitamos alguien que nos anime y ante quien rendir cuentas. En parte, porque vivir reduciendo es compartir, darse cuenta de que no todos necesitamos un cortacésped o una freidora, sino que podemos compartir e intercambiar. En parte, porque la moda de las familias unipersonales es muy dañina para el medioambiente (ya ni hablemos de lo dañina que es socialmente). La manera más sencilla de reducir tu huella de carbono es compartir un hogar, compartiendo así la calefacción, la cocina, el transporte, la electricidad y los bienes de consumo con unos cuantos más.

Pertenecer de manera diferente importa también a un nivel más profundo. En un mundo fragmentado, desenraizado y que se desintegra, necesitamos gente que se comprometa unos con otros y con las necesidades locales, generando así una transformación que comienza localmente, pero que tiene como resultado la visión contagiosa y atractiva de vivir de manera distinta.

¿Te puedes imaginar el día en que las iglesias locales se conviertan en puntos de luz en una época en la que la oscuridad medioambiental no para de crecer? Este es mi sueño: vidas que sean un ejemplo tanto de cómo vivir vidas sostenibles, como de vivir reduciendo y gozándose en el mundo de Dios. Más relaciones en armonía unos con otros, con Dios y con la creación, podrían ser el elemento clave para transformar nuestra cultura de cabo a rabo. La gente está cada vez más desilusionada con la recompensa vacía del consumismo y el escapismo. Millones de personas buscan una manera de vivir más auténtica que conecte con la naturaleza y les haga entender la crisis medioambiental; una manera de vivir que use los beneficios de la tecnología sabia y prudentemente, que entienda y acepte la búsqueda de una realidad espiritual, aprecie a la gente aún en su quebranto y ofrezca la oportunidad de relaciones que sanen y transformen.

Este fragmento forma parte del libro Sabios con el planeta. Atrévete a cuidar la creación de Dios, que recibirás muy pronto si eres Amigo de Andamio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: