Misión todos los días

“Ser misional” comenta, “no es añadir actividades a nuestras ajetreadas vidas. Es nuestra vida. La misión debería ser la forma en que vivimos, no algo que le añadimos a la vida… Podemos ser misionales todos los días, y ni siquiera nos hace falta sobrecargar nuestras agendas. He aquí unas cuantas propuestas” (te sugerimos que las adaptes de una forma que encaje con tu cultura).

  1. Come con personas no cristianas. Todos comemos tres veces al día. ¿Por qué no convertir en un hábito compartir una de esas comidas con alguien no cristiano o con una familia de no
    cristianos? Ve a comer con un compañero de trabajo, en vez de comer solo. Invita a tus vecinos a una cena familiar. Si preparar una cena copiosa supone mucho trabajo, pide una pizza y céntrate en la conversación. Cuando comas fuera, invita a otras personas. O lleva a tu familia a uno de esos restaurantes familiares donde puedes sentarte a la mesa con extraños e iniciar una conversación. Ponte a cocinar e invita tanto a cristianos como a no cristianos. Huye de la subcultura cristiana.
  2. No vayas en coche, camina. Si vives en una zona donde se pueda caminar, acostúmbrate a salir y dar una vuelta por tu barrio, por tu urbanización o por tu campus. En vez de ir en coche a correos, a la tienda o a la oficina, ve andando a recoger el correo, a comprar, etc. Aprovecha tu paseo. Saluda a gente que no conoces. Da pie a conversaciones. Busca llamar la atención, paseando al perro o trayendo a los niños. Haz amigos. ¡Sal de casa! Interésate por tus vecinos. Haz preguntas. Ve orando por el camino. Ahorra en gasolina, salva el planeta y a algunas personas.
  3. Conviértete en alguien habitual. En vez de recorrer toda la ciudad para conseguir gasolina, hacer la compra, cortarte el pelo, comer fuera o tomar un café, ve a los mismos sitios. Conoce a los empleados. Ve a los mismos lugares en los mismos horarios. Sonríe. Haz preguntas. Sé asiduo. Yo tengo amigos en cafeterías por toda la ciudad. Mis amigos de Starbucks donan a nuestra iglesia un montón de hojaldres que les sobran dos o tres veces a la semana. Los usamos para reuniones de la iglesia y en ocasiones se los damos a personas sin hogar. Construye relaciones. Conviértete en alguien habitual.
  4. Comparte un hobby con personas no cristianas. Elige un hobby que puedas compartir. Sal y haz algo que te gusta con otros. Puedes probar deportes, como equipos de remo y ciclismo.
    O comparte tu hobby enseñando. Da clases de costura, de piano, de violín, de guitarra, de punto, de tenis. Persevera en la oración. Sé intencional. Sé agradable. Diviértete. Sé tú mismo.
  5. Habla con tus compañeros de trabajo. ¿Es eso difícil? Sé intencional en tus descansos. Sal con tu equipo o con tu cuerpo especial después del trabajo. Interésate por ellos. Elige a cuatro de tus compañeros y ora por ellos. Organiza grupos de madres y bebés en tu barrio, y no los hagas exclusivamente cristianos. Prepara tardes de juegos con los hijos de tus vecinos. Trabaja en la misión.
  6. Colabora como voluntario en organizaciones solidarias. Encuentra una ONG en tu vecindario y dedica un sábado al mes a servir a tu ciudad. Trae a tus vecinos, tus amigos o tu grupo de la iglesia. Pasa tiempo con ellos sirviendo a tu ciudad. Una vez al mes. ¡Puedes hacerlo!
  7. Participa en eventos de la ciudad. En vez de jugar con la Xbox, ver la tele o navegar por internet, participa en eventos de la ciudad. Ve a una recaudación de fondos, a un festival, a una limpieza comunitaria, a un espectáculo de verano o a un concierto. Participa de forma misional. Inicia conversaciones. Estudia la cultura. Reflexiona sobre lo que ves y oyes. Ora por la ciudad. Ama la ciudad. Participa con la ciudad.
  8. Sirve a tus vecinos. Ayuda a un vecino quitando las malas hierbas, cortando el césped, montando un mueble o arreglando el coche. Pásate por la asociación de vecinos o por la administración del edificio y pregunta si puedes hacer algo para ayudar a mejorar las cosas. Pregunta en la comisaría y en la estación de bomberos si hay algo en lo que puedas ayudarles. Sé creativo. ¡Simplemente, sirve!

Fragmento de Iglesias 24/7. Comunidades misionales en la vida cotidiana, Tim Chester y Steve Timmis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: