¿Todas nuestras decisiones financieras reflejan que somos hijos de Dios?

¿Todas nuestras decisiones financieras reflejan que somos hijos de Dios, trasformados por el encuentro con Jesucristo y fructificando a través de la labor que el Espíritu Santo hace en nuestra vida?

Ojalá fuese así, pero lamentablemente en ocasiones, tomamos decisiones financieras que puede ser un tropiezo para nuestro discipulado cristiano, para nuestro crecimiento espiritual e incluso para nuestro bienestar y el de los que nos rodean.

Y es que, como vemos repetidamente en la Biblia y en nuestra vida cotidiana, el amor al dinero nos aleja de la fe, nos lleva a terribles sufrimientos e impide que llevemos fruto.

Y lo que se esconde detrás del amor al dinero es una fuerza espiritual que intenta desviar nuestra devoción a Dios. Es por ello por lo que ser conscientes de este riesgo es vital para que nuestro viaje por el discipulado financiero sea fructífero.

El libro de Peter Briscoe nos muestra la ruta del discipulado financiero como parte del discipulado cristiano; iniciando el viaje desde el norte de la brújula con el encuentro con Cristo, allí es donde se inicia todo. Allí es donde nuestra vida recibe un nuevo y diferente enfoque que está dirigido al reino de Dios, donde conocemos cuál es el rol de Dios en nuestras finanzas y cuál es nuestra responsabilidad; allí es donde somos conscientes que hay una fuerza espiritual que intenta apartarnos de la senda del discipulado. Este encuentro con Cristo y este descubrimiento de su voluntad a través de la Palabra nos retan a vivir en salud, en libertad financiera, evitando las deudas, aprendiendo a practicar el contentamiento y sabiendo cuánto es suficiente; a partir de aquí vamos experimentando la actividad de Dios en nuestras finanzas y cómo él utiliza su dinero a través de nosotros para la bendición de otros: cuando invertimos en la eternidad, cuando nuestros tesoros están en los cielos, cuando iniciamos la tarea de hacer discípulos.

Desde Compass y Tres-e, hasta la fecha hemos enfocado nuestra estrategia en compartir los principios bíblicos para una mayordomía financiera de acuerdo con la economía de Dios, pero a partir de ahora queremos ir algo más lejos y multiplicar el alcance de esta enseñanza a un número más grande de personas: es decir hacer discípulos y que estos discípulos hagan más discípulos.

El discipulado financiero nos invita a no perder nuestro norte que es el mismo Jesucristo, a que nuestras decisiones financieras estén alineadas con los propósitos que Dios tiene para nuestra vida y para ser canal de bendición a otros.

Deseo que la lectura de este libro sea inspiradora, retadora y de mucha bendición.


Reseña escrita por Moisés Contreras. Moisés está formado en Finanzas, Ventas, Marketing y Gestión empresarial, por la Universidad de Barcelona y IESE-Universidad de Navarra. En cuanto a su experiencia profesional, ha ocupado cargos de Vicepresidencia Ejecutiva en Desarrollo de Mercado Internacional, CEO, y tiene vasta experiencia en Desarrollo de planes estratégicos para corporaciones e instituciones sin fines de lucro, etc. Forma parte del Board de directores de Compass Europe , Director de Compass en España y responsable del Área de Mayordomía financiera en Tres-e.  Es cristiano y Músico, está casado, tiene 2 hijos y lo más importante: ¡Es abuelo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: