El poder misional de la comunidad diaria

La comunidad cristiana no es solo la estrategia de Dios para que los cristianos sobrevivan en los márgenes. La comunidad cristiana marginada también es la estrategia de Dios para la obra misionera. Podemos imaginar que se podría tener un mayor impacto en el centro, con la atención de los ricos y famosos, y con las oportunidades de influir en los focos de poder y belleza. Pero Dios nos llama a darle gloria a través de una comunidad de gracia todos los días (2:11–12).

Por lo tanto, la comunidad cristiana demuestra la efectividad del evangelio. Somos la prueba viviente de que el evangelio no es una palabra vacía, sino una Palabra poderosa, la cual toma a hombres y mujeres que se aman a sí mismos y los transforma, por la gracia a través del Espíritu, en personas que aman a Dios y aman a los demás. Somos la prueba viviente de que la muerte de Jesús no fue solo una vana expresión del amor de Dios, sino una muerte efectiva que alcanzó la salvación de personas que ahora se aman unas a otras sinceramente, con un corazón puro.

La misión debe implicar, no solo el contacto entre los no creyentes y los cristianos individuales, sino también entre los no creyentes y la comunidad cristiana. Queremos construir relaciones con los no creyentes en su territorio, pero también necesitamos presentarlos a la red de relaciones que forma la comunidad creyente. Es cierto, a menudo a la gente le atrae la comunidad cristiana antes que el mensaje cristiano. Y nuestro enfoque de la misión debería incluir tres elementos: 1) construir relaciones; 2) compartir el mensaje del evangelio; y 3) incluir a la gente en la comunidad.21

Puede que la iglesia nunca supere a las series de televisión ni a los vídeos musicales, pero no existe nada como la vida de comunidad de la iglesia, ningún otro lugar donde gente diversa se reúna de la misma forma; ningún otro sitio donde las personas rotas encuentren un hogar; ningún otro lado donde se pueda experimentar la gracia y donde Dios esté presente por medio de su Espíritu.

Yo (Tim) pienso en mi propia comunidad del evangelio: alrededor de una docena de personas de distintas edades y contextos, comiendo juntos un jueves por la noche y compartiendo la mesa, disfrutando de una comida sencilla, pero deleitándonos en ella como un buen regalo de Dios, celebrando juntos lo que el Espíritu ha estado haciendo en nuestras vidas, orando por las necesidades del mundo, hablando de cómo podemos bendecir a nuestro barrio en el nombre de Jesús. Hay
muchos otros grupos sociales en nuestro vecindario. Pero en ningún otro sitio pueden juntarse individuos tan diversos con el compromiso de ser una familia. Es algo realmente precioso.

Este es un fragmento de Iglesias 24/7. Comunidades misionales en la vida cotidiana, Tim Chester y Steve Timmis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: