Una historia mejor. Dios, el sexo y el florecer humano

Glynn Harrison, ex profesor y jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Bristol, Reino Unido, donde también era psiquiatra consultor en activo, es un perspicaz autor cristiano sobre cultura, condición humana y las Escrituras.

En octubre de 2018, Andamio publicó su libro Una historia mejor: Dios, el sexo y el florecer humano.

Harrison argumenta que los arquitectos de la revolución sexual ganaron la imaginación popular de la cultura occidental porque conocían el poder de la historia. Al unir nuevas ideologías radicales, muchas de ellas complejas y
difíciles de comprender, y fusionarlas en la estructura más sencilla de la historia, los revolucionarios sexuales lanzaron narrativas que apelaban a los instintos morales de las personas normales y decentes. Esta visión moral abrumó a la iglesia y silenció a sus vacilantes apologistas.

Los cristianos que todavía creen que tienen buenas noticias en la esfera de la ética sexual, sostiene Harrison, tienen dos tareas importantes: (1) descubrir qué ha fallado, tanto en nuestra comprensión como en la aplicación de lo que enseña la Biblia y la forma en que la que hemos presentado nuestras creencias a los no cristianos; y (2) ofrecer una historia mejor, una que despierte la imaginación con tal fuerza que la gente dirá: “Quiero que eso sea cierto”.

Este libro busca ofrecer una visión moral segura y con raíces bíblicas, para compartir con oración y coraje.

Lo que sigue es un resumen de los puntos clave para cada capítulo:

PRIMERA PARTE: UNA COMPRENSIÓN MEJOR

1. Me llamo Revolución

  • La revolución sexual se refiere al vuelco y la liberalización de actitudes sociales y morales establecidas desde hace mucho tiempo con respecto al sexo y el matrimonio. Comenzó en la década de 1960 y continúa hasta nuestros días.
  • Los grandes cambios sociales y culturales provocados por la prosperidad de la posguerra y las nuevas formas radicales de individualismo interactuaron (“la cultura y la psique se hacen mutuamente”) para dar a luz a esta revolución y luego impulsarla.
  • El concepto general de individualismo (el valor y la responsabilidad de cada persona individual) se basa en la tradición cristiana. Siempre que esté anclado en valores más amplios de comunidad y mutualidad, el individualismo beneficia el bienestar y la prosperidad del ser humano.
  • El individualismo radical de hoy, sin embargo, aumenta la soberanía del individuo sobre todas las demás fuentes de autoridad. Esto ha cambiado nuestra cultura a favor de los enfoques individualistas para una amplia gama de temas, con cambios de gran alcance en cómo pensamos sobre la moralidad y la identidad humana.

2. La ideología de la revolución

  • Aunque la mente humana es fácilmente engañada y susceptible a las emociones, las ideas aún tienen un gran poder.
  • El individualismo radical es una forma moderna del gnosticismo antiguo. El gnosticismo se trata de descubrir, y luego expresar, el “yo interior” oculto bajo capas de control cultural y religioso.
  • El nuevo gnosticismo dice que las personas actúan adecuadamente, es decir, auténticamente, cuando expresan libremente su verdadero yo interior. El rechazo de la autoridad externa y la libre expresión de los intereses sexuales se convierten en una especie de bien moral y fuente
    de florecimiento.
  • Esta forma de pensar sentó las bases de la ideología de género, una re-imaginación radical del significado de la diferenciación sexual corporal. La ideología de género hace que el género sea algo ubicado en los sentimientos internos de las personas en lugar de algo que se base en sus cuerpos externos (no fiables). En esta cosmovisión, ser completamente humano y verdaderamente floreciente significa ir con tus sentimientos internos, en lugar de seguir estas normas impuestas externamente.

3. La visión moral de la revolución

  • Las reacciones instintivas y emocionalmente cargadas, desempeñan un papel importante en la forma en que nos decidimos acerca de los problemas morales.
  • Si bien estas respuestas viscerales nos ayudan a tomar decisiones diarias sin atorarnos en demasiado análisis, también apoyan el pensamiento perezoso. Y pueden estar peligrosamente equivocadas.
  • Las personas en todos los lados de los debates sobre el sexo a menudo tienen opiniones sólidas basadas en reacciones viscerales que están mal pensadas. Los cristianos (y sus críticos también) necesitan ser más conscientes de sí mismos y estar preparados para pensar a través de sus convicciones morales.
  • En cuestiones de ética y moralidad, el individualismo radical aleja las intuiciones de las personas de aquellos que defienden los principios sagrados generales (como la santidad de la vida) hacia aquellos que responden a las necesidades individuales (como la compasión y la preocupación por la justicia). Como resultado, las preocupaciones morales de las personas a menudo giran en torno a las necesidades de unos pocos en lugar de las de muchos.
  • Los cristianos ortodoxos deben hablar sobre los principios morales generales de manera que se conecten con las preocupaciones individualistas de la gente por la compasión y la justicia. En otras palabras, necesitan mostrar cómo sus convicciones morales traen compasión, justicia y equidad para los muchos, así como para los pocos.

4. Los narradores de la revolución

  • Las historias tienen la capacidad de captar la atención de las personas, conectarse con sus emociones y abrirlas a la posibilidad de un cambio. Los modificadores de la revolución sexual entendieron esto. Ellos condensaron complejos argumentos intelectuales en memorables
    mensajes de tamaño de un bocado, y luego los convirtieron en grandes historias.
    • Las películas biográficas y dramas que representan la lucha heroica apelan a la forma individualista de pensamiento moral de hoy. Al evocar la empatía con su personaje principal, dibujan esos instintos morales que se preocupan por las necesidades individuales, en lugar de los que apelan a los valores sagrados “grandes” que sustentan el bienestar de la comunidad en su conjunto.
  • Gran parte del éxito de la revolución sexual puede atribuirse a su uso de la industria del entretenimiento como su principal arma de subversión cultural. Pero las historias de la vida real sobre la resistencia costosa y la compasión desinteresada también tuvieron un impacto poderoso en las reacciones morales individualistas de las personas.
  • Los cristianos deben pensar mucho antes de responder al cambio de cultura únicamente con más argumentos; necesitan más (y mejor) cultura que cuente sus propias historias. Deben encarnar formas de vida que muestren cómo sus valores sagrados y sus convicciones funcionan para satisfacer las necesidades de los muchos y de los pocos.

5. La narrativa de la revolución

  • La narrativa central de la revolución sexual tiene una estructura amplia de tres partes: individualismo heroico; una trayectoria redentora; una visión moral clara.
  • Esta narrativa se conecta fuertemente con la gente común debido a su atractivo para el corazón a través de los instintos morales de la compasión y la derrota de la opresión.
  • Los cristianos ortodoxos deben redescubrir una narrativa que atraiga tanto al corazón como a la cabeza. Tendrán que encontrar una manera de confrontar el atractivo del individualismo mientras ofrecen una convincente trayectoria de redención propia.

6. Los soldados de la revolución

  • Los activistas y las organizaciones de defensa han desempeñado un papel importante en el éxito de la revolución sexual, a veces utilizando ideas de las ciencias sociales para desarrollar técnicas de persuasión.
  • Los grupos de defensa prestaron cuidadosa atención a la construcción de un sentido de orgullo y propiedad de sus creencias dentro de sus propias comunidades. Esto no solo sostuvo sus convicciones frente a la oposición, sino que también respaldó el desarrollo de historias auténticas de cómo puede verse realmente esta forma de vida.
  • La nueva cultura de la vergüenza de las redes sociales ofreció una mayor tracción a la capacidad de los activistas para presentar a sus oponentes como moralmente deficientes. Al mismo tiempo, ofreció una fuerte alternativa moral como una fórmula para salvar la cara para alinearse.
  • Como es probable que estas actividades continúen, los cristianos ortodoxos deben pensar en cómo fortalecer sus propias creencias y la cohesión de sus propias comunidades. Podrían comenzar aprendiendo de los activistas que se han opuesto a ellos con tanto éxito.

7. Las víctimas de la revolución

  • Los seres humanos son conformistas peligrosos a los que les cuesta nadar contra la corriente. La experiencia de ser una minoría inmoral, así como cognitiva, crea una presión social abrumadora para conformarse.
  • Los individuos más vulnerables son los más empáticos y aquellos cuyos puntos de vista están menos formados intelectualmente. Las minorías cognitivas que no logran sostener y alimentar la plausibilidad de sus ideas activamente ponen a sus miembros en grave riesgo. Aquellos individuos que sean más empáticos serán los primeros en partir, dejando un remanente inclinado al pensamiento “en blanco y negro” y al dictado autoritario.
  • En la cultura actual, los cristianos se enfrentan a un doble peligro de vergüenza por sus propias estructuras internas de vergüenza y su experiencia como una minoría inmoral en la sociedad en general. Los jóvenes son especialmente susceptibles y es probable que voten con los pies.
  • Estas dinámicas subrayan la necesidad de que los cristianos ortodoxos comiencen a actuar como una minoría. Las convicciones y los modos de vida distintivos deben ser nutridos y sostenidos activamente. Esto implica líderes de opinión empáticos capaces de ganar corazones y mentes en una defensa sólida de sus convicciones. También requiere que las creencias de las minorías se vuelvan plausibles y reales en la experiencia vivida de las comunidades creativas y de apoyo interno.
SEGUNDA PARTE: UNA CRÍTICA MEJOR

8. La viga en tu ojo

  • Una respuesta cristiana a la revolución sexual debe comenzar con un autoexamen honesto. El temor y la vergüenza que ha marcado gran parte de la cultura cristiana en el área del sexo y las relaciones, no solo es perjudicial y represivo, sino que no es bíblico. Y estas actitudes, en parte, ayudaron a sentar las bases de la revolución.
  • Los cristianos ortodoxos a menudo dibujan una línea en la arena ante los llamados problemas morales de carácter candente (como la atracción por el mismo sexo) al tiempo que hacen la vista gorda ante los problemas más grandes de divorcio y separación y la prevalencia de relaciones sexuales fuera del matrimonio en sus propias filas.
  • Necesitamos ser sensibles a nuestros motivos cuando criticamos la revolución sexual, y asegurarnos de que nuestra postura moral se base en una comprensión clara de la narrativa bíblica en lugar de las reacciones instintivas alimentadas por la vergüenza y el miedo.
  • No puede haber un retorno a algún paraíso bucólico de la década de 1950 que nunca existió. La revolución sexual nos obliga a repensar nuestra comprensión de la visión moral bíblica. Es una oportunidad más que un problema, y debemos estar listos para aprovecharla.

9. Dormir con el enemigo

  • Es difícil medir lo que realmente está sucediendo en la vida sexual de las personas, por lo que debemos tratar las afirmaciones de los medios con cautela y observar detenidamente lo que dicen los datos.
  • Las encuestas proporcionan una imagen coherente de que, en lugar de tener más y mejor sexo, lo contrario es realmente el caso. Nadie sabe por qué está sucediendo esto, pero claramente la revolución sexual no está cumpliendo una de sus promesas centrales.
  • Aunque hay más personas que viven solas, hay poca evidencia que sugiera que viven vidas más felices y más satisfactorias. Nuestra preferencia moderna por “jugar bolos solos” socava la comunidad, la sociedad civil y el desarrollo humano en general. Y las consecuencias son eternas.

10. La guerra contra los débiles

  • El acceso a los recursos clave que fomentan el desarrollo y el bienestar de los niños (comunidades unidas, grandes escuelas y familias sólidas) es desigual e injusto, y la situación se está deteriorando rápidamente.
  • Si bien varios factores son responsables de esta injusticia, el retiro del matrimonio en las últimas décadas ha desempeñado un papel fundamental. Una vida familiar estable, basada en una relación comprometida de dos padres biológicos, se asocia con una gama de mejores oportunidades de vida para los niños.
  • El divorcio no es la mayor amenaza para los niños en la actualidad, sino el aumento aparentemente imparable de la convivencia. Las relaciones de cohabitación son mucho menos estables y la inestabilidad daña la salud social y emocional de los niños.
  • Si bien es imposible demostrarlo de manera concluyente, hay evidencia de que el matrimonio tiene una “magia” propia para ayudar a construir familias más fuertes. El matrimonio crea una cultura que vincula a los hombres a sus responsabilidades por los niños que ayudan a traer al mundo; fomenta las expectativas de que los niños y los hombres desarrollarán virtudes de compromiso y fidelidad.
  • La pornografía de la infancia es casi un símbolo de la incapacidad de la revolución para proporcionar un marco moral lo suficientemente robusto como para el verdadero florecimiento humano. La revolución tiene una idea clara de lo que está en contra, pero ¿para qué sirve? Más allá de las vagas nociones de inclusión y diversidad, la revolución parece tener poco que decir positivamente sobre la verdadera naturaleza y el significado del sexo y la sexualidad.

11. ¿Quién soy hoy?

  • La identidad se refiere a la sensación de tener un núcleo interno que nos permite movernos entre diferentes roles y al mismo tiempo conservar la sensación de ser la misma persona. Es la historia interior que da sentido y coherencia a nuestras vidas.
  • Los grandes cambios culturales y tecnológicos significan que cada vez es más difícil formar y mantener esta coherencia interna, y el individualismo radical lo está haciendo más difícil que nunca. Lo que hace que el momento presente sea tan único, sin embargo, es la convergencia de cambios rápidos que confunden los límites de la realidad con un individualismo radical que intenta redefinirlo.
  • La confusión resultante aumenta los riesgos para la salud mental y la cohesión social. Es la base de las identidades de victimización y la creciente confusión sobre nuestros cuerpos y la fluidez de género. Estos riesgos pueden ser especialmente peligrosos para los jóvenes y los niños en los años más formativos de sus vidas.
TERCERA PARTE: UNA VIDA MEJOR

12. Vivir en la realidad de Dios

  • Una buena narrativa reúne información e ideas en formas que la mente encuentra interesantes y memorables. Entonces, contar una historia mejor sobre el sexo y las relaciones debe comenzar por reunir las verdades e ideas bíblicas relevantes.
  • La comprensión bíblica del sexo y las relaciones se basa en varios pilares fundamentales:
  1. Dios ha hablado, y no necesitamos resolverlo por nosotros mismos.
  2. Su Palabra, revelada en el libro de la naturaleza, y más plenamente en la revelación de las Escrituras, nos da la bienvenida a su realidad, y nos desarrollamos mientras vivimos con el grano de su realidad.
  3. Para el cristiano, la identidad no se descubre dentro de sí misma ni se construye a sí misma, sino que es revelada por Dios y vivida en su realidad.
  4. Y finalmente, pase lo que pase, Dios es bueno. Construir nuestra visión sobre estos cimientos nos pone en el camino hacia el desarrollo.
  • En el evangelio, Dios restaura nuestra identidad como criaturas portadoras de su imagen, haciéndonos conformes a la imagen de Cristo. Cuanto más vivamos en armonía con
    este llamamiento, trabajando con el grano de la realidad de Dios en lugar de en contra, más comenzamos a desarrollarnos como seguidores de Cristo.
  • El camino hacia el desarrollo es el camino de la cruz. Someterse a Dios, aprender a ser su criatura, es difícil, especialmente en la cultura de derechos de hoy. Pero en la cruz vemos que Dios es bueno; podemos confiar en él incluso cuando la bondad es difícil de ver. Y, perdurando hasta el final, veremos el rostro de Dios.

13. El final del anhelo

14. El final de la vergüenza

  • La Biblia no enseña que no habrá matrimonio en el cielo. Más bien, enseña que habrá un matrimonio en el cielo: entre Cristo y su novia, la iglesia.
  • Cuando “investigamos” nuestros deseos sexuales, vemos la naturaleza apasionada del amor de Dios por nosotros. Y cuando los “observamos”, nos señalan la realidad de que un día todos nuestros anhelos, todos nuestros deseos, se cumplirán en la consumación del matrimonio entre Cristo y su iglesia.
  • La visión bíblica del sexo abre tres verdades fundamentales sobre el amor de Dios: es apasionado, siempre fiel y, en última instancia, fructífero.
  • Cuando permitimos que el Evangelio dé forma y disciplina al deseo sexual, nuestra experiencia corporal vivida muestra estas verdades. Así como la pasión y la fidelidad van juntas en el cielo, así es como funciona aquí en la tierra.
  • Permanecer castos si somos solteros (ya sea por una parte o por todas nuestras vidas), y fieles a nuestros votos si estamos casados, da testimonio del carácter fiel del amor de Dios. Las personas solteras no son asexuales. En su abnegación, ellos también muestran el amor fiel de Dios en la vida de su cuerpo. Las personas solteras también representan la verdad de que todos volveremos a estar solos un día, ya que, finalmente, nos vemos atraídos hacia la consumación máxima que tiene lugar entre Cristo y su novia, la iglesia.

15. Por la vida del mundo

  • En la cosmovisión cristiana, el desarrollo consiste en darnos cuenta de nuestro potencial como seres humanos hechos a imagen de Dios. Se trata de convertirse en seres humanos fructíferos, creativos y relacionales, junto con el desarrollo del carácter cristiano.
  • La obediencia moral y el desarrollo humano están unidos por la ley bíblica de las consecuencias. Dada nuestra perspectiva limitada en un mundo caído, a nivel individual, el enlace no siempre es visible. A largo plazo, sin embargo, el principio es claro. Necesitamos recuperar nuestra confianza
    en la promesa de Dios de que la obediencia conduce a la vida abundante. La obediencia y el sacrificio no nos disminuyen, sino que abren el camino hacia la verdadera libertad.
  • El desarrollo humano es servido por los dones de Dios de las instituciones de la familia extendida y la iglesia local. Estas dos instituciones llevan el conocimiento de los caminos de Dios a través de las generaciones, y todos, solteros y casados, jóvenes y viejos, tienen interés en apoyarlos y nutrirlos.
  • Los niños han pagado el precio masivamente por la promesa fallida de la revolución sexual, y estas instituciones son especialmente poderosas para satisfacer sus necesidades y proteger sus intereses.
  • Las instituciones de la familia y la iglesia local nunca deben volverse egoístas y mirar hacia adentro. Tienen un papel crucial en el cumplimiento de la vocación cristiana de llevar la vida a todo el mundo.

16. Nuestra mejor historia

1. Identidad y aprendiendo a ser criaturas de Dios y portadoras de su imagen

  • La visión cristiana del sexo y las relaciones se basa en la verdad fundamental de que los seres humanos son criaturas creadas a imagen de Dios. Nuestra identidad se define por
    esta realidad. No es algo que hemos descubierto dentro de nosotros mismos o construido para nosotros mismos, nuestro Creador nos lo reveló.
  • Aunque el pecado ha desfigurado y distorsionado la imagen de Dios en los seres humanos, la muerte y resurrección de Cristo han hecho posible su plena restauración. Como confiamos en él, y vivimos y trabajamos para la restauración final de todas las cosas en él, el proceso de renovación ya está en marcha.
  • Vivir nuestra identidad dada por Dios como portadores de imagen divina nos pone en el camino hacia un desarrollo que involucra un esfuerzo fructífero y creativo y una transformación de nuestras relaciones, incluidas nuestras relaciones sexuales.

2. El sexo y la imagen divina

  • Los sentimientos sexuales y los deseos corporales son una parte importante de lo que significa llevar la imagen de Dios, y nos desarrollamos a medida que los armonizamos con nuestra identidad dada por Dios. Nuestros anhelos sexuales son un instinto de búsqueda de lo Divino, que nos señala la única unión íntima que satisface plenamente: la de Dios mismo.
  • Como portadores de la imagen divina, estamos llamados a amar de la misma manera que Dios ama. Debido a que el amor íntimo de Dios por nosotros está ligado con la fidelidad y la fecundidad, así es como expresamos nuestro nivel más íntimo de amor también entre nosotros, en una relación de fidelidad y fecundidad llamada matrimonio. Esta forma de expresión corporal de nuestra sexualidad también muestra la historia del amor de Dios al mundo.
  • El matrimonio es un don de Dios, un pacto sagrado entre un hombre y una mujer que pinta un cuadro vívido del amor de Cristo por su iglesia. Tanto los casados (por su fidelidad) como los solteros (por su castidad) desempeñan sus diferentes roles en la defensa del concepto bíblico de matrimonio como el único contexto dado por Dios para el amor sexual íntimo.

3. Desarrollándonos como portadores de la imagen de Dios

  • Para los cristianos, el verdadero desarrollo humano no se encuentra en la búsqueda de la realización personal, sino en vivir en armonía con nuestra verdadera identidad. Implica
    jugar nuestro papel en la historia más grande de la ruptura del gobierno de Dios; nos desarrollamos cuando miramos hacia el exterior, sirviendo a los demás y trabajando por un bien mayor que nosotros mismos.
  • Dos instituciones dadas por Dios, la familia y la iglesia local, desempeñan un papel central en alimentar esta gran visión inclusiva del desarrollo humano, y los matrimonios fuertes tienen una parte integral en ambas. Estas redes relacionales proporcionan apoyo mutuo, ayudan a construir
    y desarrollar el carácter y aseguran entornos estables y de protección para los niños.
  • Todos los cristianos, independientemente de su edad, estado civil, género o sexualidad, viviendo fielmente en armonía con su identidad en Cristo, están llamados a desempeñar su papel en el apoyo a estas dos instituciones que dan vida. La visión bíblica para el sexo es una visión holística en la que todos viven sacrificados por el bien común.
  • Hacer sacrificios por este bien mayor es difícil en la cultura de derechos de hoy. Vivir en armonía con su identidad cristiana es especialmente desafiante para aquellos que luchan en matrimonios infelices o que experimentan atracción bisexual o del mismo sexo. Sin embargo, nos mantenemos firmes en nuestras convicciones porque, a largo plazo, esta visión cristiana hace florecer tanto a los muchos como a los pocos.
  • Nadie ha mantenido estos ideales de matrimonio, sexo y familia como deberían. Las comunidades cristianas son lugares de pecado, fracaso y lucha, así como de esperanza y gracia. Y así, los cristianos están llamados a trabajar para construir comunidades de aceptación que ofrezcan apoyo y compasión a todos, independientemente de sus antecedentes o circunstancias.
  • Creemos que estas formas de vida, enraizadas en nuestra identidad cristiana, no solo son buenas para nosotros, sino que son buenas para todos. Ayudan a construir comunidades más fuertes y protegen a los más vulnerables de todos: nuestros niños y los pobres.

17. Una narrativa mejor

Puedes leer este artículo en inglés, aquí


Una historia mejor, Glynn Harrison

Los arquitectos de la revolución sexual cautivaron la imaginación popular porque conocían el poder que tienen los relatos. Reunieron ideologías nuevas y radicales, a menudo complejas y difíciles de asimilar, cohesionándolas en la estructura más sencilla de la narrativa. Lo que es más importante, forjaron narrativas que apelaban a los instintos morales de las personas ordinarias y de buena fe. Esta visión moral acorraló a la iglesia y silenció a sus vacilantes apologistas. El autor sostiene que si los cristianos siguen creyendo que tienen buenas noticias dentro de la esfera de la ética sexual, tienen por delante dos grandes misiones. Nuestra prioridad esencial es averiguar qué elementos han fracasado tan estrepitosamente, tanto en nuestra concepción de la Biblia, como de lo que esta enseña y en el modo en que hemos expuesto nuestra postura a los que no pertenecen a la iglesia. Después hemos de ofrecer una historia mejor, que encienda nuestra imaginación con tanta fuerza que el mundo diga “quiero que esto sea cierto”. Este libro proporciona una visión moral confiada, de raigambre bíblica, que debemos compartir con oración y con coraje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: